Dunkirk

Dunkirk World Premiere in London

Siento que me demoré mucho en escribir este post. Todo es culpa de la falta de claridad de mis ideas.

Hace unos días (no recuerdo exactamente cuantos) fui finalmente a ver Dunkirk. Me demoré porque tenía que buscar un día/hora apropiados para ir con mi hermano. Y por que mi pocas ganas de vivir siempre terminan afectando.

Admito que no se nada de cine, de hecho creo que he visto muchas menos películas que el ciudadano promedio de mi edad y todas aquellas que he visto ha sido porque han llamado mi atención por algún tema en particular. Especialmente me gustan las cintas con temática bélica o de guerra y es por eso que esta estaba entra las que definitivamente tenía que ver. Pero claro, mi concepto de “critica” o “calidad cinematográfica” puede variar demasiado de las personas que son cinéfilos de verdad y que conocen en detalle la industria… por eso es que mi comentario es más bien una apreciación personal y puede que no represente la visión de la gran mayoría.

Dunkirk en si es una película hermosa. Y me refiero a que al ser un hecho histórico en concreto está bien relatado y de una manera limpia y prolija. Ese es uno de los detalles que más me gustó: el minimalismo con el que se representan la batalla en los diferentes frentes. Las escenas son claras, precisas, sin elementos que disturben demasiado. Funciona bien, pero me temo que es algo más bien visual y para la “pantalla” ya que en el fondo todos sabemos que la guerra real no es así y en ese aspecto, esta belleza y limpieza de la cinta pueden representar un punto débil contra otras películas similares ya que no es un fiel retrato de la guerra.

Me encantó cómo la película se desarrolla en tres frentes (aire, mar y tierra) y que cada historia que se sigue vaya relacionada con cada uno de ellos. Las batallas aéreas ganan mucho con los efectos especiales y la banda sonora. En serio que es hermoso ver los combates aéreos aunque los aviones de la Luftwaffe estén relegados a un segundo plano y tan fuera de foco. Uno alcanza a distinguir que representan un Heinkel (en la peli lo mencionan sin el modelo) y básicamente uno sabe que es un Heinkel 111 pero porque conoce la historia, no a causa de uno pueda reconocer el modelo con lo que nos muestra la pantalla. Y claro, te quedan también las dudas de si los Messerschmitt Bf 109 eran históricamente correctos por que según yo y mi escaso conocimiento militar; no lo eran. También se deja de lado al ejercito Nazi y es comprensible por que la película se centra en el bando contrario, cosa que para los admiradores de la Wehrmacht (y todo lo que este concepto engloba, incluso las Waffen-SS) puede parecer decepcionante.

Hablando de lo “one-sided” que es Dunkirk, esa situación revivió mi aprecio por La Conquista del Honor y Cartas Desde Iwo Jima, porqué muestran los dos lados de un mismo acontecimiento, independientemente de que sean obras de un mismo director. Honestamente me gusta más Cartas Desde Iwo Jima, no sé la razón exacta pero me convence y emociona más. Pienso que Dunkirk sería interesante desde la otra perspectiva y claro, mejor aún si hiciesen casi la misma película pero con su paralelo del otro bando. Hay escenas que sin duda se podrían adaptar y creo que sobre todo los momentos de ataques aéreos y navales podrían ser perfectos para tal propósito.

Las historias contadas en Dunkirk en si no son demasiado profundas. Malas no son, pero uno no logra sentir al 100% los personajes… si bien se retratan muchos sentimientos cómo la desesperación, tristeza, odio, terror, etc. nunca llegamos a conocer a cada persona en profundidad. También puede ser una cierta gracia de la cinta, mostrando la guerra desde una perspectiva más impersonal y parte de esa “limpieza” prolija que la hace sublime. Pero los nostálgicos sentimentales como yo (?) pueden sentir que algo falta: dos de mis películas bélicas favoritas (Mandariinid y Lepa Sela Lepo Gore) están centradas en historias personales que se desarrollan a la par con un conflicto bélico e -insisto, de manera muy personal y desde mi desconocimiento del séptimo arte- es algo que extrañé.

Conocemos brevemente la historia de dos pilotos, de los civiles que llevan sus embarcaciones al rescate y vemos a los soldados en su desesperación por huir y salvarse. Pero eso es todo. Guardando las proporciones; pienso en Mandariinid dónde las relaciones que se van formando entre bandos enemigos son el centro de la historia y en Lepa Sela Lepo Gore dónde la historias del pasado pre-guerra crean conflictos internos durante y post-guerra, creo que me queda ese pequeño deseo de saber más acerca de las personas que interactúan en Dunkirk; sus sentimientos, motivaciones, pasado e incluso de su manera de ver los acontecimientos. Claro, sin llegar al extremo de La Vida es Bella (esta la tuve que ver por obligación durante su apogeo para un trabajo del colegio, realmente no me gustó) o Bastardos Sin Gloria (no se mal entienda, esta si que me encanta) en dónde la historia de los personajes supera o se devora al conflicto. La misma sensación me queda al ver La Lista de Schindler, Las Flores de Harrison o Savior, aunque esta última tiene el plus de que si tiene bastante acción en el campo de batalla e incluso puede parecer algo fuerte, sobre todo para aquellos que no conocen demasiado de los hechos históricos/políticos/raciales/religiosos asociados. Deben haber más filmaciones en esa línea, pero honestamente las desconozco. Y ya que estamos con el tema, en Dunkirk no se ve mucha violencia, ni sangre y de hecho un detalle que nos llamó profundamente la atención a mi hermano y a mi fue que en las explosiones y ataques los cadáveres quedan íntegros; lo cual es rarísimo y como mencioné antes; no demasiado acorde con la realidad.

Dunkirk es esencialmente una cinta de guerra, que se centra en lo adecuado -ahí me aparece la comparación con Stalingrado- y la vez, majestuosa, imponente y épica, como la soviética Liberación, que es totalmente recomendada si tienen paciencia para ver las cinco partes en que terminó siendo remasterizada. Definitivamente estoy de acuerdo con las grandes criticas positivas, en general Dunkirk me gustó mucho y creo que estaría bien posicionada en mi listado personal de cintas bélicas favoritas; pero no creo que más arriba de Lepa Sela Lepo Gore, Mandariinid y probablemente dejaría también por sobre su puesto a El Acorazado Potemkin, El Prisionero del Cáucaso (o de las montañas, al final es la misma) o incluso En Tierra de Nadie; esta última está en las líneas de conflictos entre enemigos en un contexto de guerra pero lo aborda de una manera muy creativa y trágica. Recuerdo que en su momento disfruté mucho Rescatando al Soldado Ryan y Welcome to Sarajevo, pero tampoco las terminé posicionando entre mis favoritas, igual que Apocalypse Now y La Caída… por otro lado, esos clásicos tipo La Balada del Soldado y El Padre de un Soldado (no, no son la misma película) las sigo viendo y disfrutando, a pesar de estar alejadas de toda la parafernalia hollywoodense. Bueno, supongo que esa será la razón 😀

Y lo mejor de todo, es que gracias a este post me he dado cuenta de lo mala que soy tratando de explicar algo sin hacer referencias a otra cosa. Y de que no debería comentar películas nunca más.

Hail! ~

 

Yo también quiero ser concejal…

Recientemente se ha vuelto bastante viral la noticia que relata como Gylve Nagell, más conocido como Fenriz, fue electo concejal de la pequeña localidad de Kolbotn en Noruega. Ciertamente es curioso pasar de ser el baterista de Darkthrone a ocupar un puesto público, pero en sus propias palabras; el pobre de Fenriz jamás pensó que al ser el candidato nº 18 en la lista, pudiera ser elegido, sin más campaña que una foto en facebook en donde -incluso- solicita que no voten por él:

fenriz

Siendo Darkthrone una de las bandas que me más me gustan y Fenriz, uno de mis principales referentes musicales y morales (?) me puse a pensar en como su contra-campaña no había surtido efecto y que probablemente, si yo lo hubiese visto en la lista habría votado por él a pesar de que solicitaba lo contrario. No me pregunten por qué, supongo que así funciona la mente humana… y claro, los electores de su distrito pensaron lo mismo y ahora Fenriz deberá cumplir con sus labores, ya que la ley noruega no permite que renuncie al puesto.

Según su propio comunicado en el facebook de la banda, Fenriz explica que en Noruega es común que los partidos políticos busquen candidatos, ya que necesitan un mínimo para poder inscribir su lista y que generalmente faltan personas interesadas. Ad portas de nuestras propias elecciones de alcalde y concejales en Chile, en donde por alguna razón nadamos en flyers de propaganda electoral y sufrimos todo el spam auditivo y visual que las campañas implican, me pregunté si hay posibilidad de que algo así suceda en nuestro país. ¿Habrá candidatos que se inscriban “de relleno” para completar las listas? no lo sé, pero será mi primera pregunta si soy testigo de algún “puerta a puerta” de tales personajes.

Como no tengo vida, comencé a buscar la lista de candidatos a concejal de mi comuna y según los datos proporcionados por el Servel, se trata de nada más ni nada menos que 51 individuos. Cincuenta y uno. No sé si reír o llorar, por que me parece irracional que existan 51 candidatos para una comuna de tan bajo perfil como esta. Ni siquiera es importante, ni glamorosa ni nada… admitámoslo; San Joaquín es un bodrio que carece de total relevancia en la agenda país y en donde nada interesante ha pasado nunca. Perfectamente podría venir el Estado Islámico a bombardear la comuna hasta hacerla desaparecer y probablemente, nadie se daría cuenta ni nos extrañaría para nada. O eso quiero creer.

Mi punto, es que 51 candidatos me parece un exceso. El concejo municipal, sólo consta de 8 concejales por lo tanto, 43 de ellos perderán la elección y tendrán que enfocar su vocación de servicio público en otros asuntos. Ok, para 8 puestos te creo que exista un total de 16 candidatos, 20 podría ser, 24 si deseamos triplicar el número… ¿pero 51? realmente lamento la labor de los pobres vocales de mesa que tendrán que lidiar con separar y organizar tanto voto.  Ni pensar en cómo se las van a arreglar en Maipú, que tiene más de 100 candidatos.

Un par de elecciones municipales atrás, mi madre fue vocal de mesa y yo me quedé gran parte de la tarde recorriendo los conteos dentro del local. En ese tiempo, tienen que haber sido unos 28 o 30 candidatos y era terrible ver cómo los vocales se las tenían que arreglar dejando votos separados en las sillas, agregando mesas o simplemente sosteniéndolos en sus manos para poder realizar el conteo. No quiero imaginar el desorden si cada candidato obtiene un voto por mesa y de hecho, me cuestiono el tamaño que tendrá que tener el dichoso papel para abarcar tal lista.

Y aquí es donde vuelvo al tema: Fenriz fue elegido concejal contra su voluntad, al ser inscrito como relleno en una lista. ¿Cuántos de estos 51 individuos que quieren ser concejales de San Joaquín serán relleno? ¿de verdad ellos piensan que -al contrario de Fenriz- tienen alguna posibilidad de ser electos, contra los candidatos más conocidos y con más presupuesto para hacer campaña? ¿hay alguna ley que regule el número de candidatos que pueden presentarse? en Noruega, el problema es la falta de personas que quieran inscribirse y me temo, que en Chile es el sobre-stock de candidatos para ocupar un puesto. Si, ocupé el término “sobre-stock”, creo que mi profesora de gestión de inventarios estaría orgullosa de mi (?).

Ahora, si me toca recibir un flyer de propaganda en que el candidato aparezca en la fotografía con su gato y en el que se pueda leer la frase “NO VOTEN POR MI”, creo que haré lo correcto y concurriré a mi local de votación a estampar mi preferencia por el susodicho. No vaya a ser que la apatía de la gente lo condene a una vida feliz, fuera de la política. Mi conclusión es que la gente ama hacer lo contrario de lo que se le pide y lamentablemente, es algo que Fenriz comprendió demasiado tarde.

Hail! ~

 

John 3:16

Debe ser que mi capacidad de observación es mínima y deficiente. O tal vez, estoy tratando de evitar escribir acerca de esto y llorar… si, creo que eso es  😀

Hace unos días, me di cuenta -tardíamente, lo sé- de que en la parte de abajo de las bolsas de Forever 21, había un texto extra:

20160722_233747

¿John 3:16? vaya, realmente inesperado. Un mensaje religioso y bíblico en mi bolsa de ropa. Creo que es el último lugar en donde esperaría encontrar esa clase de mensaje.

A pesar de mi ateísmo, he leído la Biblia, el Corán, la Biblia Satánica de LaVey, el Hávamál y etc. pero mi mente no podía recordar exactamente a que hacía referencia ese capitulo y versículo, así que tuve que buscarlo en la web:

Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna.

La explicación es muy vieja y casi es lastimoso que yo recién haya venido a enterarme: los dueños de la tienda son cristianos y por eso, las bolsas llevan ese mensaje de hecho, acá hay un articulo al respecto.

Sinceramente, no me molesta el mensaje. No creo que sea una forma de “expandir” el cristianismo y tampoco me voy a poner como yihadista enloquecido a chillar por que imprimieron una referencia bíblica en mi bolsa.  Más bien me cuestiono el hecho de poner el mensaje en una bolsa de una tienda de ropa… ¿que tan religioso es eso? ¿que tan efectivo podrá resultar? si al final, la mayoría de las personas van a Forever 21 en busca de alguna prenda económica y bonita, no a recibir sermones. Hay otras instancias para ello.

Por eso ahora me queda la duda… ¿son las bolsas de Pink una oda al movimiento animalista, con su perrito encerrado en un corazón?

20160625_193547a

Creo que ya no confío en nada.

Hail! ~