Yo también quiero ser concejal…

Recientemente se ha vuelto bastante viral la noticia que relata como Gylve Nagell, más conocido como Fenriz, fue electo concejal de la pequeña localidad de Kolbotn en Noruega. Ciertamente es curioso pasar de ser el baterista de Darkthrone a ocupar un puesto público, pero en sus propias palabras; el pobre de Fenriz jamás pensó que al ser el candidato nº 18 en la lista, pudiera ser elegido, sin más campaña que una foto en facebook en donde -incluso- solicita que no voten por él:

fenriz

Siendo Darkthrone una de las bandas que me más me gustan y Fenriz, uno de mis principales referentes musicales y morales (?) me puse a pensar en como su contra-campaña no había surtido efecto y que probablemente, si yo lo hubiese visto en la lista habría votado por él a pesar de que solicitaba lo contrario. No me pregunten por qué, supongo que así funciona la mente humana… y claro, los electores de su distrito pensaron lo mismo y ahora Fenriz deberá cumplir con sus labores, ya que la ley noruega no permite que renuncie al puesto.

Según su propio comunicado en el facebook de la banda, Fenriz explica que en Noruega es común que los partidos políticos busquen candidatos, ya que necesitan un mínimo para poder inscribir su lista y que generalmente faltan personas interesadas. Ad portas de nuestras propias elecciones de alcalde y concejales en Chile, en donde por alguna razón nadamos en flyers de propaganda electoral y sufrimos todo el spam auditivo y visual que las campañas implican, me pregunté si hay posibilidad de que algo así suceda en nuestro país. ¿Habrá candidatos que se inscriban “de relleno” para completar las listas? no lo sé, pero será mi primera pregunta si soy testigo de algún “puerta a puerta” de tales personajes.

Como no tengo vida, comencé a buscar la lista de candidatos a concejal de mi comuna y según los datos proporcionados por el Servel, se trata de nada más ni nada menos que 51 individuos. Cincuenta y uno. No sé si reír o llorar, por que me parece irracional que existan 51 candidatos para una comuna de tan bajo perfil como esta. Ni siquiera es importante, ni glamorosa ni nada… admitámoslo; San Joaquín es un bodrio que carece de total relevancia en la agenda país y en donde nada interesante ha pasado nunca. Perfectamente podría venir el Estado Islámico a bombardear la comuna hasta hacerla desaparecer y probablemente, nadie se daría cuenta ni nos extrañaría para nada. O eso quiero creer.

Mi punto, es que 51 candidatos me parece un exceso. El concejo municipal, sólo consta de 8 concejales por lo tanto, 43 de ellos perderán la elección y tendrán que enfocar su vocación de servicio público en otros asuntos. Ok, para 8 puestos te creo que exista un total de 16 candidatos, 20 podría ser, 24 si deseamos triplicar el número… ¿pero 51? realmente lamento la labor de los pobres vocales de mesa que tendrán que lidiar con separar y organizar tanto voto.  Ni pensar en cómo se las van a arreglar en Maipú, que tiene más de 100 candidatos.

Un par de elecciones municipales atrás, mi madre fue vocal de mesa y yo me quedé gran parte de la tarde recorriendo los conteos dentro del local. En ese tiempo, tienen que haber sido unos 28 o 30 candidatos y era terrible ver cómo los vocales se las tenían que arreglar dejando votos separados en las sillas, agregando mesas o simplemente sosteniéndolos en sus manos para poder realizar el conteo. No quiero imaginar el desorden si cada candidato obtiene un voto por mesa y de hecho, me cuestiono el tamaño que tendrá que tener el dichoso papel para abarcar tal lista.

Y aquí es donde vuelvo al tema: Fenriz fue elegido concejal contra su voluntad, al ser inscrito como relleno en una lista. ¿Cuántos de estos 51 individuos que quieren ser concejales de San Joaquín serán relleno? ¿de verdad ellos piensan que -al contrario de Fenriz- tienen alguna posibilidad de ser electos, contra los candidatos más conocidos y con más presupuesto para hacer campaña? ¿hay alguna ley que regule el número de candidatos que pueden presentarse? en Noruega, el problema es la falta de personas que quieran inscribirse y me temo, que en Chile es el sobre-stock de candidatos para ocupar un puesto. Si, ocupé el término “sobre-stock”, creo que mi profesora de gestión de inventarios estaría orgullosa de mi (?).

Ahora, si me toca recibir un flyer de propaganda en que el candidato aparezca en la fotografía con su gato y en el que se pueda leer la frase “NO VOTEN POR MI”, creo que haré lo correcto y concurriré a mi local de votación a estampar mi preferencia por el susodicho. No vaya a ser que la apatía de la gente lo condene a una vida feliz, fuera de la política. Mi conclusión es que la gente ama hacer lo contrario de lo que se le pide y lamentablemente, es algo que Fenriz comprendió demasiado tarde.

Hail! ~

 

Advertisements

Viljuška

Quiero decir algo para las noticias.
Hace poco vi la en la tele…
¿Sabías, pecosa… que Serbia es la nación más antigua?
Cuando los alemanes e ingleses y americanos,
hace 600 años, comían cerdo con las manos,
nosotros teníamos esto, nosotros esta preciosidad… zas!
¡En el tribunal serbio comíamos con tenedor!
y los alemanes… ¡con sus putos dedos!
La nación más antigua.

Y la conclusión del Profesor:

Fue este tenedor lo que nos condujo aquí. A una cueva.


“Лепа села лепо горе” es una película excelente, de esas que lamento no haber visto antes… y claro, era obvio que Viljuška con sus intervenciones y su look de chetnik genérico (?) iba a ser mi personaje favorito.

untitledjpg Look goals

Lo malo, es que ya no puedo escuchar la palabra “tenedor” sin acordarme de la escena de la película. Y al ser una palabra de uso tan común, termino contando la historia completa para justificar mi risa. Y después me pregunto por qué la gente no me quiere  😀

Hail!