Costumbre

 

Después de mucho, creo que he logrado entender: te extraño, por que estaba acostumbrada a tu presencia lejana, a tus mensajes, a tener con quien compartir esa última noticia del fútbol, las revistas rusas en pdf que no entendíamos (pero nos divertíamos con los photoshoots) y sobre todo; estar como idiotas esperando que la selección jugara, para dejar volar nuestras mentes entre estadísticas, fangirlismos, imágenes, locuras y sentimientos.

No te extraño a ti, exactamente. Extraño tener alguien con quién hacer lo mismo. Podrías ser tú, mis vecinos, la señora del almacén, el jardinero o la Presidenta de la República. No hay más; no eres especial ni maravillosa… solo eras una persona con la cual compartía algo que me hacía bien.

Me ha tomado tiempo entenderlo, pero ahora que lo tengo más claro espero sea para bien. Tu recuerdo había estado bastante enterrado, hasta ahora que ha venido toda ola de noticias mundialeras y hartantes. No eras nada y pronto volverás a ser nada. Se que debo aceptar que en cierto momento fui feliz contigo, pero creo que ya no lo vales…

No se cuanto me quede de vida (o cuanto más pueda resistir) pero es sabido que no tengo tiempo suficiente para encontrar a alguien como tú. Y ya no importa, si de mejores vidas me han sacado.

Hasta siempre! ~